Contador de Visitas

23 de marzo de 2012

Las Relaciones


El éxito de cualquier relación es convertir el conflicto en oportunidades, haciéndonos así más fuertes y tolerantes al ser conocedores de que existen nuevas posibilidades.
Tendemos a mirarnos demasiado a nosotros mismos o perdernos en el otro, creando así una mirada selectiva, la cual criticará o rechazará al otro sin fluir en la diversidad que esta persona nos ofrece.
Es necesario que dejemos la maleta de recuerdos inconscientes que hicimos y que nos previene del sufrimiento o del miedo a lo desconocido/conocido. ¿Por qué no construir nuestra propia maleta con confianza y con ganas de aprender?
Estar con alguien que nos ahorra o evita salir de la zona de comodidad no pide un cambio o evolución, y es una buena manera de evitar, al fín y al cabo, un trabajo personal necesario que tarde o temprano la vida nos mostrará (con más dureza). La pareja es un ejemplo continuo de mirarnos a un espejo donde muchas veces lo que vemos nos resulta ajeno o totalmente contrario a lo que somos; además suele vivirse como un ataque o daño personal, y termina con el sentimiento de rechazo o critica hacia el otro separándonos más de aquella persona y polarizando esa cualidad ("es que ya no me divierto con él" ¿eres tú divertido contigo mismo?; "Es un desastre ¿ y tú contigo mismo, te relacionas desastrosamente?; etc...).
Señores y señoras, la pareja perfecta no existe!! en mi opinión, es el momento lo que hace mágico ese encuentro/reencuentro.
Abrirse al que parece ser diferente a nosotros, sabiendo quiénes somos y hacia dónde queremos ir, allana mucho el camino del compartir y del aprender del otro con humildad, calmando las situaciones y pudiendo disfrutarlas más. De esta manera evitamos el juego del autoritarismo, la soberbia, el egocentrismo y la crítica. Las personas que creen estar con la verdad en la mano, que consideran sus actos más perfectos, que huyen de lo diferente, que usan el materialismo emocional para no verse afectados por lo que les pasa a los demás, suelen tener una mirada un poco distorsionada, y se pierden cosas fascinantes de las personas que pasan por sus vidas.
Si recordáis, al principio de una relación uno se fija en lo que le gusta de la otra persona, que suele ser el reflejo de lo que nos gusta de nosotros mismos, pero que o no creemos tener, o creemos que nos cuesta mucho activarlo. Luego aparece el enamoramiento o el querer acercarse más a esa persona y olvidamos que la pareja, tarde o temprano, suele manifestar lo que no vemos de nosotros mismos, nos guste o no. Y como se dice de los hijos, buscarán nuestros límites más insospechados.
Os invito a no temer la diversidad, a no criticar o rechazar lo que no nos gusta o resulta diferente del otro, y a vincular nuestra autoestima a los valores personales. Así podremos confiar en nosotros mismos, en el otro y por supuesto, en cualquier relación humana.
Las crisis aparecen, pero la fuerza de voluntad mueve montañas, y lo que hoy nos parece horroroso, mañana pudiera convertirse en algo maravilloso.

19 de marzo de 2012

Bicimáquinas

http://youtu.be/2agir3xepuQ

En 1997, en San Andrés Itzapa, en Guatemala, la Asociación Maya Pedal comenzó a reciclar restos de bicicletas, creando así las bicimáquinas, accionadas por pedales, y eliminando la necesidad de consumir combustible y electricidad.
Esta idea surgió del deseo de ayudar a las familias de la comunidad de San Andrés.
Toda una idea revolucionaria donde ahora los voluntarios de todo el mundo construyen estos pedales fantásticos.


16 de marzo de 2012

Economía Creativa: "Botellas que iluminan vidas"

http://youtu.be/bhHKXxEN9Q0

Se trata del proyecto "Un litro de Luz" desarrollado por estudiantes del MIT (Massachusetts Institute of Technology) que, en colaboración con la fundación filipina Myshelter Foundation, busca atrapar la luz del sol en una bombilla casera de bajísimo coste, para dar luz a los barrios menos favorecidos.
Las botellas, llenas de agua y lejía, se colocan ajustándolas en un agujero hecho en el tejado como si fueran claraboyas, creando esta bombilla equivalente a 55 vatios de electricidad. De esta manera, la luz del sol viaja en vertical a través del envase y al chocar con el líquido se genera una refracción horizontal de 360 grados que ilumina toda la estancia donde esté ubicada la botella.