Contador de Visitas

20 de septiembre de 2011

La estupidez


El empequeñecimiento de las posibilidades, diría. Me apetece escribir sobre lo estúpidas que pueden llegar a ser muchas personas, y que, por supuesto, nadie les dice nada. Ya que no se quiso enseñar como asignatura troncal en todos los niveles educativos para producir enormes beneficios sociales y personales, escribiré sobre esta gran amenaza.

¿Por qué el ser humano se empeña en tropezar no dos sino doscientas veces en la misma piedra?

La inteligencia fracasa cuando es incapaz de ajustarse a la realidad, de comprender lo que pasa o lo que nos pasa, de solucionar los problemas afectivos o sociales, o políticos; cuando se equivoca sistemáticamente, o emprende metas disparatas, o se empeña en usar medios ineficaces; somos estúpidos cuando desaprovechamos las ocasiones; cuando la gente decide amargarse la vida; cuando uno se empeña por la crueldad o la violencia; cuando se causa daño a otra persona o grupo de personas sin obtener, u obteniendo algo a cambio; o cuando uno se perjudica a sí mismo.

No sólo fracasa la inteligencia individual, sino también la colectiva; así que un valor inteligente, para mí, el más inteligente de todos, es la bondad.

La estupidez la vendieron como panacea para los que sólo piensan en sí mismos.


No hay comentarios: