Contador de Visitas

9 de mayo de 2011

Un día especial



La serpiente se quedó más gorda de lo que estaba. Se había zampado a un elefante, y era gracioso ver cómo se arrastraba como si se hubiera colocado, de repente, un sombrero de cowboy, mientras lentamente, iba dibujando formas en la arena.
Después de jugar por el campo, regresábamos a casa, a las 22h en punto, justo cuando apagaban las luces de la calle principal, subiendo y corriendo por la calle 7 hasta llegar al número 314.
Entonces, ya todos sentados en la mesa, soplábamos las velas y cantamos: - Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos Sara, cumpleaños felizz!
Feliz Cumpleaños, hermana!

No hay comentarios: